Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Libros’ Category

Acabo de terminar de leer un excelente libro: “El Bucardo de los Pirineos” de Kees Woutersen.

bucardo

Creo que es un libro de obligada lectura. Me ha maravillado de principio a fin.

El autor ha recopilado una serie de datos históricos sobre la existencia de este animal que hacen recorrer al lector a través del tiempo para explicar detalladamente lo poco que hemos cuidado esta especie ya extinta. Sirve para reflexionar sobre las actuaciones humanas y darnos cuenta de cómo nos vamos cargando las especies y la biodiversidad de nuestro planeta, por la dejadez, el uso abusivo de la caza, la falta de planes de conservación, la ausencia de planificación o el control minucioso de los hábitats. No  hay que irse a la Antártida; esta extinción es “de casa” y nosotros somos los únicos culpables.

A la entrada del albergue “El ultimo Bucardo” situado en Linás de Broto hay un cartel que hace mención a este animal. En él se puede leer:

“La caza abusiva hace que en 1860 el Bucardo (Capra pirenaica pirenaica Schinz) desaparezca de la zona francesa y en España se limita a los macizos de la Maladeta y el Monte Perdido (Huesca). Hacia 1910 desaparece del Macizo de la Maladeta quedando unas decenas de ejemplares relegados a la zona de Monte Perdido. En 1918 se prohíbe su caza cuando ya quedan menos de 40 ejemplares. En 1994 de inicia el Plan de Recuperación del Bucardo, cuando el número de ejemplares podían rondar la decena. Fue un fracaso. El ultimo bucardo fue una hembra que murió aplastada por un árbol en Ordesa, en los primeros días del año 2000. Fin de una especie, víctima de la desidia humana.”

La semana pirenaica de este año me ha servido para reflexionar y añorar, incluso sin conocer, esta especie. Mientras caminaba por las rocas me imaginaba sus miradas, como si fueran rebecos de nuestros Picos de Europa.

Miguel A. Peláez_9602-2

Creo que debemos cuidar incluso nuestra riqueza extinta. Como dice Kees, “si queremos preservar especies para el futuro, y no caer en los mismos errores, deberíamos recordar los animales extintos y considerarlos como un patrimonio. Deberíamos recordar el bucardo por lo que era”.

Por esto, por todo el trabajo de investigación que ha realizado el autor, y por lo ameno de su lectura, os recomiendo este libro.

Parece que el bucardo estaba llamando a mi puerta para descubrirlo y saber más de él. Hace poco recibí el nuevo libro fotográfico “Las Montañas de Celia” del fotógrafo Iñaki Relanzón. Se trata de un particular homenaje que este autor ha realizado al bucardo, mostrando paisajes y detalles de lo que fue todo ese paraíso pirenaico donde se asentaba esta especie. Otra recomendación que os hago si os gusta la fotografía de naturaleza.

ordesa-las-montanas-de-celia-inaki-relanzon

En definitiva, ¡para reflexionar! (y aprender, por supuesto).

Me despido con una frase extremadamente dura que se podía leer en el mismo cartel que menciono más arriba (reproduzco literalmente):

Distribución: “Es (era) un endemismo del Pirineo. Tamaño actual de la población: Cero (0)”.

Read Full Post »

Sigo leyendo (y formándome) sobre el tema fotográfico. Además de los libros portfolios o de trabajos temáticos de ciertos autores me gusta leer cosas sobre la reflexión fotográfica, esa de la que nos olvidamos en muchas ocasiones.

Diario_FP_libro_600

Las pasadas navidades me apunté como regalo de reyes el libro “Diario de un fotógrafo amateur” de Fernando Puche. Tras perseguir su búsqueda por varias editoriales por fin dí con él. Premeditadamente su lectura ha sido pausada, intentando deleitarme con su contenido para ir saboreando lo que este fotógrafo intenta transmitir a lo largo de las páginas. Quizás algunas de sus reflexiones pueden sonar repetitivas, pero es que este autor no se cansa de predicar su filosofía: ser más creativo y reflexivo a la hora de fotografiar, buscar nuestra propia mirada, pensar antes de disparar…

De Puche tenía ya leídos (subrayados y guardados) alguno de sus artículos y he de reconocer que me gustaba lo que nos contaba en ellos. En este libro amplia su repertorio y a modo de diario nos cuenta sus reflexiones sobre la fotografía, unas reflexiones que le abordan en cualquier lugar y a cualquier hora del día y que le han obligado a agruparlas, de forma acertadísima, en este volumen.

Puche reconoce que le lleva más tiempo su proceso de pre-producción que el hecho de disparar en sí mismo (contadas ocasiones en el año), pero no por ello es menos fotógrafo. Su preocupación por el conocimiento de lo fotográfico se plasma en cada línea: revistas, formación, libros, charlas, galerías, cursos, exposiciones… todo en él es una preocupación fotográfica, todo lo busca, todo lo mira con ojos de fotógrafo, por más que, como él dice, “la vida es mucho más que la fotografía”.

Podría recoger aquí algunas líneas interesantes pero son tantas las que tengo subrayadas que no creo que sea demasiado descriptivo recoger unas para dejar otras (de igual o mayor importancia).

Simplemente dar la enhorabuena a Fernando por su visión y ese interés en transmitir lo que tanto tiempo le ha llevado a él aprender. Ojalá nos podamos “lanzar al vacio de la creatividad y la mirada personal” gracias a sus reflexiones. Este libro puede ser un gran punto de partida. Os lo recomiendo.

Read Full Post »

Fotografía artesanal

Recientemente escuché el término “artesanal” para hacer referencia a un tipo de fotografía más pensada, más meditada, más pausada, más creativa…Una leve búsqueda en internet ofrece el término “artesanal” para distinguirlo del término “industrial”. De esta forma compruebo varios conceptos:Real Academia Española: “Artesanal, modernamente para referirse a quien hace por su cuenta objetos de uso doméstico imprimiéndoles un sello personal, a diferencia del obrero fabril.”
En otro lado, “Uno de los principales problemas de la artesanía es la competencia con los productos procedentes de procesos industriales de bajo coste, con apariencia similar a los productos artesanos, pero con menor precio y calidad”.
También me llamó la atención esta frase: “El trabajo artesanal rescata tradiciones anteriores a la industrialización”.

Tomo el concepto de “fotografía artesanal” como sinónimo de “fotografía creativa” para desahogarme(¿?) brevemente reflexionando sobre el mismo.

Soy de los que piensan que la fotografía artesanal es aquella que persigue unos fines ciertamente estéticos (la que buscamos, la que se crea), muy diferente de la fotografía rápida, de recuerdo (la que se obtiene, con tanta facilidad, sin “costes” ni esfuerzos, la fotografía que se hace).

Lo dice bien claro Momeñe en su libro “La visión fotográfica”: “Fotografiar es muy fácil y obtener buenas fotografías no es tan fácil”. Este gran libro (muy recomendable, por cierto) está cargado de ideas que ayuda a reflexionar un poco más en lo que estamos haciendo como fotógrafos, en lo que queremos hacer, en lo que nos gustaría lograr con nuestras imágenes… Me apoyo en el libro porque algo de artesanal subyace en su reflexión final.

A lo largo de las páginas se comentan diversos de diversos conceptos, como el esfuerzo físico y mental. “Tomar fotografías sin una búsqueda fotográfica es una actividad bastante cómoda” (dice Momeñe). “La búsqueda fotográfica puede generar la ansiedad de creación, una sensación no siempre agradable”. Caminar por los lugares, pasar frío o calor, cargar con la mochila, pensar en los encuadres, en las luces, programar nuestras sesiones… a veces no es tan cómodo como tomar imágenes desde un sofá. Si a esto le unimos el estado mental y la motivación, debemos reconocer que la cosa se complica. Existen ocasiones en las que uno no se siente con ganas o inspirado. En esos momentos creo que es mejor descansar que tomar imágenes mediocres y sin ganas. Todo se transmite en una imagen; incluso el estado de ánimo del fotógrafo. Nuestras imágenes artesanales requieren de un cierto esfuerzo. Hay que ser conscientes de ello.

Previsualizar. Me gusta como trata el concepto Momeñe: “Las fotografías no se hacen tan solo cuando tenemos la cámara en la mano, sino mucho antes. La cámara solo certifica”. Imaginar cómo respondería una escena ante unos elementos que nosotros mismos nos estamos inventando creo que, ciertamente, es tratar de ser artesanal. Este paisaje que ahora veo, por ejemplo, ¿Cómo sería con nubes, el sol lateral, una luz suave y cálida y el oleaje con marea alta rompiendo contra las rocas?. Ante lo “apacible” podemos ir dibujando un momento que aún no existe, un momento que visualizamos y que solo queda “certificar”.

La mirada fotográfica. Transcribo algunas frases al respecto: “Las fotografías son testimonios del mundo, pero ante todo son testimonios de la mirada del fotógrafo”. “No buscamos escenas o lugares pintorescos, sino miradas. Salimos de casa para aplicar nuestra mirada fotográfica”. “Lo primero que dice un fotógrafo con sus fotografías es “Yo estuve aquí””. Se podría decir que lo que vemos es lo que vió el fotógrafo cuando disparó la cámara. Si sabemos distinguir esa fotografía más “artesanal” podemos ir más allá y pensar que lo que vemos es lo que quiso que viéramos el autor cuando disparó la cámara, es decir, su visión de la realidad, la que nos quiere mostrar. Saber diferenciar esto creo que nos ayuda a entender muchas de las imágenes que vemos hoy en día y apreciemos mucho más de lo que hay frente al plano focal. Quizás por este motivo no hay unas imágenes mejores que otras, sino unas fotografías que nos transmiten más sensaciones que las demás. A veces pienso en lo que hay detrás del visor: donde está el fotógrafo, cómo llegó hasta allí, en qué momento lo hizo, por qué…

Implicación. Dice Momeñe que “para significar el mundo es necesario sentirse implicado en lo que se encuadra a través del visor”. Y también que “fotografiar es retener la respiración cuando todas nuestras facultades convergen para captar la realidad que se escapa”. No comento nada aquí pues él lo dice todo. Apliquémoslo a cualquiera de los ámbitos en los que estamos fotografiando: la naturaleza, un retrato, un bodegón, un reportaje, ese proyecto que tenemos entre manos… Tenemos que enamorarnos del decorado, empaparnos de su esencia, solo así transmitiremos algo.

En definitiva, ¡me lo aplico!. Creo que debemos ser más autocríticos, preguntarnos muchas más cosas que antes, ser un poco más reflexivos sobre lo que hacemos. Paremos un breve instante, seamos más artesanales y menos automáticos o fabriles. ¡El objetivo no es otro que continuar aprendiendo!. Podemos descartar muchas cosas que “ya están dichas, que ya están fotografiadas”. Todavía existe nuestro espacio porque falta dar “nuestra opinión, nuestra visión/versión de la realidad, nuestra imagen”. Reinventemos y creemos esos instantes. En nuestras manos está el intentar hacerlo siendo un poquito más… artesanos de la imagen. Yo, por supuesto, también lo intentaré; esto era pura reflexión…

Read Full Post »

Recientemente me han regalado este libro de fotografía:
 

Se trata de un libro que analiza el trabajo de distintos fotógrafos de viajes y naturaleza a los cuales se les entrevista con las mismas preguntas.
 
Ante la pregunta “¿Por qué no optaste por otros tipos de fotografía, como la de moda o el trabajo en estudio?” es curioso observar como casi todos ellos han contestado en el mismo sentido: “Me gusta viajar y explorar sitios nuevos. Me gusta estar al aire libre y no disfruto trabajando entre las paredes de un estudio” (y respuestas similares).
 
Uno de los autores comenzó a trabajar como ayudante de fotos de estudio pero pronto se cansó de hacer catálogos de fotos de zapatos.
 
Para Gerhard Schulz, por ejemplo, la fotografía de naturaleza “es mi pasión, por encima de todo“.
 
A Steve Bloom le movita “la interacción con la naturaleza; estar presente mientras pasan cosas que no controlo en absoluto. Me resulta apasionante“.
 
En definitiva, que todos han elegido su destino fotográfico, apostando por una disciplina difícil como es la del paisaje, la naturaleza o los viajes… El tesón en todo lo que hacen, la ilusión que despiertan en sus comentarios y la pasión de sus imágenes nos enseñan que poner el corazón en lo que se hace puede dar sus frutos…
 
La fotografía es un arte de largo recorrido, sobre todo para los que no disponemos de mucho tiempo. Aunque no nos dediquemos nunca profesionalmente a ello, leer entre líneas nos puede ayuda a encontrar estas lecciones y estos puntos de interés tan distintos de los aprendidos en los cursos a los que vamos. ¡Aprovechémoslos!.
 

Read Full Post »