Feeds:
Entradas
Comentarios

Entre mis pocos propósitos para este año figuraba la visita a la maravillosa Selva de Irati en su época otoñal así que cuadrando agenda y obligaciones nos dirigimos hacia el Norte de Navarra para ver si esta maravilla de la naturaleza gozaba de su tradicional esplendor por estas fechas.

miguel-a-pelaez_4583

A pesar de que en Cantabria el Otoño aún está comenzando a asomar muy tímidamente, he de reconocer que, en estos días  (21-23 Octubre), las tonalidades en esta parte de la geografía española  me sorprendieron muy gratamente pues no esperaba encontrarme con tantas paletas de colores como las que pudimos ver durante el fin de semana. Toda la hoja permanecía en los árboles así que solo faltaba tener suerte con la luz y las localizaciones para intentar plasmar en las tarjetas de memoria las mismas sensaciones que teníamos frente a los ojos.

Lamentablemente las buenas luces no aparecieron teniendo que exprimir los pocos lugares visitados de la mejor manera posible, eso si, siempre felices por descubrir y disfrutar con paisajes nuevos.

miguel-a-pelaez_4606

La mezcla de verdes abetos con hayas tostadas deja una estampa bien característica en la Selva de Irati y muchas veces basta con bajarse del coche durante los recorridos para abrir, asombrados, pupilas y diafragmas al son del “clic, clac”…

miguel-a-pelaez_4422

Quizás echamos de menos el poder visitar espacios más abiertos, puntos de vista del bosque con planos más generales pero hay que reconocer que solo adentrándose en la masa boscosa se puede sentir el pulmón otoñal de todas estas hectáreas de majestuoso bosque.

miguel-a-pelaez_4549

Actualmente son pocos los momentos que dispongo para fotografiar a mis anchas pero el reencuentro con el trípode, la cámara, los filtros y la paz que ofrece la naturaleza le viene a uno como vacuna frente al estrés y la velocidad diaria, además de traer magníficos recuerdos. Un fin de semana en inmejorable compañía dentro de un paisaje que abre los pulmones y los sentidos, ¿qué más se puede pedir?. Solo cabe intentarlo de nuevo porque esta Selva de Irati, ciertamente, es un verdadero lugar para volver.

Me he tropezado con esta interesante noticia que copio literalmente por si en un futuro el enlace desaparece:

 “Treehugger” (abrazadores de árboles) es un término que se utiliza como un insulto contra los ambientalistas, pero que felizmente han adoptado. Es una manera notoria que muestra que una persona se preocupa por los árboles. Pero científicos aseguran que abrazar árboles vale mucho más que eso.

Cegados por la ciencia, un libro publicado por Matthew Silverstone, demuestra que los árboles en realidad pueden impartir impactos positivos para la salud como en la depresión, los niveles de concentración, el estrés, y algunas formas de enfermedad mental. También encontró que pasar tiempo cerca de los árboles, y abrazarlos quita dolores de cabeza.

Estudios en niños han mostrado una mejora psicológica y fisiológica significativa en su salud cuando están involucrados con plantas y árboles. Algunas investigaciones mostraron que los niños funcionan mejor en entornos verdes y son más creativos en ambientes naturales.

Un estudio realizado por el investigador Marc Berman, asegura que la naturaleza es realmente eficaz para aliviar los síntomas de la depresión, e incluso promover la atención y la memoria en el trabajo.

“Los espacios verdes seguros pueden ser tan eficaces como los medicamentos recetados en el tratamiento de algunas enfermedades mentales.”, explicaron científicos de la Universidad de Stanford.

Silverstone demuestra cómo las propiedades vibracionales de los árboles y plantas son en realidad lo que nos da los impactos netos positivos para la salud. Se ha demostrado que un vaso de agua tratada con una vibración de 10 Hz es capaz de causar que la coagulación de su sangre cambie casi de inmediato. Es lo mismo con los árboles, ya que tienen diferentes patrones vibratorios que tú.”

Miguel A. Peláez_6764-3

Claro, la noticia, además de hacerme gracia, me ha recordado las ocasiones que he practicado este ritual, ya sea en mitad de alguna ruta de montaña o, como en esta ocasión, tras el madrugón en busca de las buenas luces del amanecer.

PD: Noticia en este enlace:
http://www.muyinteresante.com.mx/naturaleza/15/10/12/abrazar-arboles-ciencia/

 

“El Paisaje Perfecto” es un proyecto que cada vez cuenta con más calidad en sus artículos. Un breve vistazo a este blog sirve para demostrar lo meticuloso que es su autor en todo su contenido, desde la maquetación hasta el más mínimo contenido.

Dentro de los mejores paisajes de este año he tenido la fortuna de poder incluir, entre tanta obra fotográfica, mi imagen “Ultramar” que fue tomada durante el viaje a Islandia.

Verla de nuevo no hace más que transportarme a aquel instante, un mirador hacia el salitre marino, el viento peinando las aguas y nosotros agazapados con las cámaras captando el caprichoso y divertido juego de las olas. Un momento álgido donde se mezclaron la alegría, el deleite de la escena y la fuerza de la naturaleza con todo su esplendor.

28

Y es que, si lo piensas bien, hay instantes que quedan cincelados en nuestra existencia, momentos que van más allá de la copia fotográfica colgada en las paredes o el álbum de turno, segundos que quedan grabados en la memoria a la espera de ser revividos de nuevo, sintiendo viejos momentos, a veces no tan lejanos en el tiempo…

¡Qué fortuna poder acumular de estas cosas en el corazón!…

Miguel A. Peláez_2-9Cantabria. Costa Quebrada. Los Urros.

Este Urro se llama localmente ‘El canto del diablo’ (o mejor, ‘El canto’l diablo’). El nombre de “La puerta del mar” se ha ido transmitiendo entre los muchos fotógrafos que pasan a inmortalizarlo, pero localmente está recogido de esta forma… Faltaría, eso sí, una publicación o un registro de la mucha toponimia local que debe existir al respecto. Yo, al menos, la hecho en falta para saber amar, todavía más, estos bellísimos y cercanos rincones.

Blue Night

Feliz 2015

¡Feliz Navidad, amigos!.

Otro año más (¡qué rápido pasan!).

Os deseo mucha felicidad para el año nuevo que nos llega.

Fotográficamente hablando he realizado menos imágenes que el año anterior, pero siempre se acumulan experiencias y momentos inolvidables en torno a la afición fotográfica.

Espero que tengamos más oportunidades para compartir las sutilezas que la naturaleza nos muestra y que sepamos captarlas lo mejor posible.

Que sigamos quedando, leyéndonos, aprendiendo juntos y disfrutando unos de otros…

¡Felices Fiestas y buenas luces en el 2015!

De nuevo asistí al congreso anual de Aefona. ¡Hubiese sido pecado no hacerlo viviendo a dos pasos!. Esta vez tocó en Cantabria, en la localidad de Noja, asi que mejor oportunidad imposible viviendo en Santander.

Destaco el gran ambiente que existió durante todos los días (como no podía ser de otra forma). En esta ocasión saludé a mucha de la gente que conocí el año pasado, pudiendo charlar en persona con algunos amigos con los que mantengo contacto por correo electrónico.

n_113_g

© Nojaescapada

Las charlas, las ponencias, las lecciones magistrales, el ver cómo trabajan ciertos autores, la visión de otros, el afán por defender la naturaleza, las exposiciones, el material, los libros… todo merece la pena en un congreso que está organizado al detalle y cuidado en todos sus extremos.

Si vuelvo a este escrito el año que viene con la idea de recordar el congreso ante la posible duda de intentar asistir o no, ya me lo adelanto a mí mismo: si puedes… ¡vete!

20141206_121220

Desde aquí quiero dar mis ánimos a la nueva junta directiva de Aefona, con Pablo Bou al frente, apoyándoles en todos sus proyectos y decisiones.

José B. Ruiz deja la presidencia con el listón muy muy alto… Demasiadas palabras y halagos podría escribir en esta entrada hacia su trabajo. No quiero extenderme en ellas asi que simplemente unir mi pequeño y humilde agradecimiento al de tantos y tantos aficionados y profesionales que han aprendido y trabajado bajo sus manos, libros, cursillos o recomendaciones… ¡Gracias!.

Agradecer también a mucha gente que sigue trabajando con la directiva, a voluntarios y resto de colaboradores que hacen de Aefona el gran motor de la fotografía de Naturaleza en nuestro país.

¡Ojalá nos veamos en el 2015 !… “again”

 

(PD: El XXI congreso AQUI)

 

©Ricardo Lopez "Cortu"

©Ricardo Lopez “Cortu”

En los últimos años, el otoño ha significado la vuelta a la fotografía tras el parón que siempre realizo en la época estival.

Los colores, el cambio de estación, el reencuentro con los amigos, la luz y sobre todo, la materia prima (nuestros bosques) parecen confluir para impulsarme a coger de nuevo la cámara y escapar de la rutina.

Un cita anual que se mantiene puntual por estas fechas es el fin de semana fotográfico propuesto por la Escuela Cántabra de Fotografía de Naturaleza en el maravilloso sitio de Cabañes (Liébana).

Además del reencuentro que experimentamos los repetidores, los nuevos alumnos tienen aquí un buen lugar para aprender y descubrir la fotografía. El lugar está enclavado en plena naturaleza y sus vistas hacia la Peña Ventosa y la cordillera son memorables, dibujando estampas cambiantes en función de las luces.. El ambiente es distendido, la fotografía es el centro de los debates y la comida casera exquisita y abundante.

hh-2

Aunque he faltado en últimas ediciones me alegra pensar que el curso se mantiene vivo con los años (junto al de primavera). Algunas caras han ido cambiando, pero estoy seguro que todos los que pasaron por aquí mantienen esta experiencia en sus recuerdos.

Los pilares de estos talleres siguen levantados por Fernando Sanchoyarto y Javi. El primero transmitiendo sus conocimientos fotográficos y de naturaleza; el segundo abriéndote las puertas de su negocio para que te sientas como en casa. Alrededor de ellos el apoyo de grandes e incansables personas te llenan la cabeza de información y novedades fotográficas (Jose Manuel Jato, Ricardo López “Cortu”), o te ofrecen su simpatía con sonrisas, sus manjares gastronómicos y su gran cercanía (Violeta y toda la familia de Javi)…

©Ricardo Lopez "Cortu"

©Ricardo Lopez “Cortu”

Tras el fin de semana, siempre se regresa contento por cumplir las expectativas iniciales: desde pasar el fin de semana para hablar de fotografía, hasta aprender la técnica, descubrir un entorno, reencontrarse o conocer nueva gente, casi todo se logra con naturalidad y alegría en Cabañes.

A pesar de que cada vez encuentro más cobertura telefónica me sigue atrayendo la gratificante experiencia de vivir todo aquello.

Volveré porque a mayor número de veces, mejores serán mis recuerdos…

©Ricardo Lopez "Cortu"

©Ricardo Lopez “Cortu”

Más información:

Albergue el Hayal (Cabañes): http://www.elhayal.com/albergue/

Escuela Cántabra de Fotografía de Naturaleza: http://www.ecfn.blogspot.com.es/